Con el propósito de llevar alegría a los niños y niñas de la localidad, el sábado pasado los Reyes Magos visitaron Olivera y repartieron regalos. La jornada fue organizada por la Secretaría de Desarrollo Humano y contó con la participación del intendente Leo Boto, el delegado comunal, Pablo Lugones, y funcionarios de diversas áreas.

La convocatoria tuvo como epicentro el predio ubicado en Francia y Bolougne Sur Mer, junto al Jardín de Infantes. Allí los Reyes Magos entregaron más de 400 juguetes que previamente habían sido empaquetados por adultos mayores y personas con discapacidad vinculadas a la Subdirección de Adultos Mayores.

Asimismo, integrantes del Taller de Cantoterapia interpretaron los tradicionales villancicos, y se compartió una merienda entre todos los presentes.

“Quisimos aprovechar una fecha clave para que el Estado Municipal esté presente en un pueblo muy golpeado por las políticas de ajuste de los últimos años. Fue una promesa de campaña de nuestro intendente y queremos ratificar este compromiso permanente; por eso se han sumado funcionarios de la Secretaría, pero también de otras áreas”, explicó la titular de Desarrollo Humano, María Eva Rey.

Compartir

Comentarios