¿Por que este día es tan importante para los Argentinos?

Hoy 25 de mayo, celebramos un aniversario más de la llamada "Revolución de Mayo" o más conocido popularmente como el "Día de la Patria", así que repasamos un poco de historia.

Por un 14 de mayo de 1810, la fragata inglesa Mistletoe desembarcaba en el puerto de Buenos aires, trayendo consigo los periódicos que informaban la caída del por allá entonces Rey Fernando VII, por lo que se encendieron las alarmas en el Virreinato del Rio de la Plata, mas allá de que la mayoría de la población no sabía ni leer ni escribir, con el correr de los días el rumor se iría corriendo de boca en boca.

El 18 de mayo, el Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros decide tomar cartas en el asunto, por lo que hace leer a los pregoneros una proclama que decía que a los leales y generosos pueblos del virreinato de Buenos Aires, en el desgraciado caso de una total pérdida de la península, y falta del Supremo Gobierno él asumiría el poder acompañado por otras autoridades de la Capital y todo el virreinato y se pondría de acuerdo con los otros virreyes de América para crear una Regencia Americana en representación del Rey Fernando VII, con el fin de defender la monarquía contra toda dominación extraña, previniendo que se creen divisiones de pensamientos. Ese día solo se hablaba de política en las pulperías, cuarteles y cafés de Buenos Aires. La situación del Virrey se veía cada vez más compleja con el pasar de las horas, su junta que lo había nombrado Virrey había desaparecido y se cuestionaba su mandato. Es por eso que los patriotas que se juntaban hace tiempo en la jabonería de Vieytes decidieron tomar cartas en el asunto. Los protagonistas en este día fueron Juan José Castelli (abogado) y Martin Rodríguez (militar) que son los designados en la casa de Rodríguez Peña para entrevistarse con Cisneros para exigir un Cabildo Abierto.

El 19 de mayo fue una madrugada de charlas. El turno fue de Manuel Belgrano (periodista, abogado, militar economista y diplomático) y de Cornelio Saavedra (estadista y militar) donde sin descanso dialogaron con el Alcalde Lezica para exigir el Cabildo Abierto. Mismo trabajo hizo Castelli, esta vez dirigiéndose al Síndico Leiva.

El 20 de mayo el Virrey se reúne con sus militares para exigir una defensa contra los rebeldes en caso de una revolución, pero estos se niegan a brindárselo. Pero las malas noticias para Cisneros no cesan, Castelli y Rodríguez vuelven a hacer acto de presencia ante el para exigir nuevamente el Cabildo Abierto, a lo cual Cisneros lo toma como un acto de insolencia y atrevimiento a lo que al tratar inventar un discurso, pero Rodríguez le advierte en tono amenazador que tiene 5 minutos para decidir. Cisneros, ya contra las cuerdas, convoca al Cabildo para el 22 de mayo ante las presiones de los patriotas. 

El 21 de mayo a las 9 de la mañana, los miembros del Cabildo se reúnen como un día habitual para tratar temas de la ciudad, pero a los pocos minutos ocurre la sorpresa. Alrededor de 600 personas armados con pistolas, palos y puñales se reúnen en la Plaza Victoria, llevan en sus sombreros el retrato de Fernando VII y una cinta blanca símbolo de la unidad española-criolla. Este grupo revolucionario es llamado la "Legión Infernal" comandada por Domingo French y Antonio Luis Berti, donde exigía a gritos el Cabildo Abierto, a lo que el Síndico Leiva acepta. No conformes con esto, los "chisperos" (así los llamaban los españoles en contra de la revolución) exigieron la suspensión del Virrey, a lo que Saavedra, por aquel entonces Jefe del Régimen de Patricios, logra calmarlos garantizándoles apoyo militar.

El 22 de mayo desde temprano, fueron llegando los miembros del Cabildo, solo concurrieron 251 de los 450 invitados. Afuera, la Legión Infernal espera novedades. El debate fue caliente, durando este alrededor de 4 horas, donde comenzó hablando el Obispo Lué, diciendo que mientras haya un español en América, los americanos le debían obediencia. Es aquí donde Castelli hace su famoso discurso por el que se lo conoce como el "Orador de Mayo", diciendo que el poder real había caducado, que no había conquistados ni conquistadores sino españoles, y que si ellos perdieron su tierra, los americanos trataran de salvar la suya. El Fiscal Villota exige que para tomar una determinación se debe consultar al resto del virreinato, como una estrategia para ganar tiempo. Ante esto, sale al cruce Juan José Paso aclamando que no hay tiempo que perder y pide formar una junta de gobierno. Casi todos aprueban la destitución del virrey pero no se ponen de acuerdo en quien debe asumir. Castelli propone que elija el pueblo mientras que Saavedra retruca diciendo que debe elegirlo el propio Cabildo. La cuenta de votos seria al día siguiente.

Llego el 23 de mayo y los votos fueron contados y con la mayoría de votos a favor de la destitución del virrey, se elabora un documento diciendo que el Excelentísimo Señor Virrey debe cesar su mando y este recae provisoriamente en el Excelentísimo Cabildo hasta la elección de una Junta. Pero en una maniobra turbia, el mismísimo Cisneros es nombrado Presidente de esta misma.

El 24 de mayo el Cabildo designa la junta de gobierno, presidida por el virrey y cuatro vocales: los españoles Juan Nepomuceno Solá y José de los Santos Inchaurregui y los criollos Juan José Castelli y Cornelio Saavedra, lo que provoca una reacción de las milicias y el pueblo. Los vocales criollos abandonan el integrar la junta y muchos pierden la paciencia. Es por esto que Castelli y Saavedra se presentan por la noche en casa de Cisneros en un marco violento para exigir su renuncia. Se disuelve la junta y se llama a Cabildo Abierto para el día de mañana, el 25 de mayo

Y llego el día, 25 de mayo de 1810, día de lluvia y mucho frio, la Legión Infernal espera definiciones, en su pecho llevan cintas rojas (algunos dicen que eran celestes y blancas y otras roja blanca y azul, representando la bandera francesa). Ante la ya impaciencia de la resolución, la gente se fue yendo a sus casas y un síndico grito por uno de los balcones “¿Dónde está el pueblo? Beruti acompañado de algunos legionarios, ingreso al Cabildo para acelerar el proceso por medio de amenazas. Finalmente poco después se anuncio la nueva junta de gobierno compuesta por su presidente Cornelio Saavedra, los secretarios Mariano Moreno y Juan José Paso, los vocales Manuel Belgrano, Juan José Castelli, Miguel de Azcuénaga, Manuel Alberti, Juan Larrea y Domingo Matheu.

LA HISTORIA DE UNA ARGENTINA INDEPENDIENTE RECIEN COMENZABA

 

DATO DE COLOR

En Luján tambien hicimos historia ya que en 1810 el Cabildo de Luján fue el primero en sonar las campanas jurando lealtad a la Primera Junta.

Compartir

Comentarios